Encontrar patrones de juego es más fácil en buenos jugadores que en malos